http://cdn-parable.com/ProdImage/07/9780829738407.jpg

Como Crecer en Cristo Mientras Ayudas A Otros = Growing in Christ While Helping Others

(Paperback - Nov 2003)
$7.99 - Online Price

Overview

Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable. "Dichosos los pobre en espiritu." En una forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que El tiene el poder para ayudarme en mi recuperacion. "Dichosos los que lloran, porque seran consolados." Conscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuaidado y control de Cristo. "Dichosos los humildes." Una apertura para un autoexamen y confesion de mis faltas a Dios y a alguien en equien confio. "Dichosos los de corazon limpio." Para que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a El y con humildad le pido que renueva mis defectos de caracter. "Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia." Evaluo mis relaciones. Ofrezco perdon a aquellos que me han danado y enmiendo los danos que he ocasionado a otros, excepto si al hacerlo les danara a ellos o a otros. "Dichosos los compasivos. Dichosos los que trabajan por la paz." Reservo un tiempo diario con Dios para una auto evalucion, lectura de la Biblia y oracion para conocer a Dios y su voluntad para mi vida y obtener el poder para cumplirla. Al rendir mi vida a Dios para ser usada puedo llevar estas Buenas Nuevas a otros, tanto con mi ejemplo como con mis palabras. "Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, por que el reino de los cielos les pertenece."

Details

  • SKU: 9780829738407
  • SKU10: 0829738401
  • Title: Como Crecer en Cristo Mientras Ayudas A Otros = Growing in Christ While Helping Others
  • Series: Celebrate Recovery(r)
  • Qty Remaining Online: 2
  • Publisher: Editorial Vida
  • Date Published: Nov 2003
  • Pages: 57
  • Language: Spanish
  • Illustrated: Yes
  • Weight lbs: 0.20
  • Dimensions: 8.80" L x 5.80" W x 0.30" H
  • Features: Table of Contents, Illustrated
  • Themes: Theometrics | Evangelical;
  • Category: SPANISH
  • Subject: Christian Life - General
NOTE: Related content on this page may not be applicable to all formats of this product.

Chapter Excerpt


Chapter One

EL CAMINO A LA RECUPERACIÓNOcho Principios Basados en las Bienaventuranzas Por Pastor Rick Warren

1. Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.Dichosos los pobres en espíritu.

2. En una forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que Él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación.Dichosos los que lloran, porque serán consolados.

3. Conscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuidado y control de Cristo.Dichosos los humildes.

4. Una apertura para un autoexamen y confesión de mis faltas a Dios y a alguien en quien confío.Dichosos los de corazón limpio.

5. Para que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a Él y con humildad le pido que remueva mis defectos de carácter.Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia.

6. Evalúo mis relaciones. Ofrezco perdón a aquellos que me han dañado y enmiendo los daños que he ocasionado a otros, excepto si al hacerlo los dañará a ellos o a otros.Dichosos los compasivos. Dichosos los que trabajan por la paz.

7. Reservo un tiempo diario con Dios para una auto evaluación, lectura de la Biblia y oración para conocer a Dios y Su voluntad para mi vida y obtener el poder para seguirla.

8. Al rendir mi vida a Dios para ser usada puedo llevar estas Buenas Nuevas a otros, tanto con mi ejemplo como con mis palabras.Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece.

* * *

DOCE PASOS Y SUS COMPARACIONES BÍBLICAS

1. Admitimos que no teníamos el poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos, que nuestras vidas habían llegado a ser inmanejables.

Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo (Romanos 7:18 NVI).

2. Llegamos a creer que un poder más grande que nosotros podía restaurarnos a la cordura.

Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad (Filipenses 2:13 NVI).

3. Tomamos la decisión de entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios. Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios (Romanos 12:1 NVI).

4. Hicimos una búsqueda y un audaz inventario moral de nosotros. Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor (Lamentaciones 3:40 NVI).

5. Admitimos a Dios y a nosotros mismos y a otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros para que sean sanados (Santiago 5:16).

6. Estábamos completamente listos para que Dios removiera todos nuestros defectos de carácter.Humíllense delante del Señor y él los exaltará. (Santiago 4:10).

7. Humildemente le pedimos que quitara todas nuestras deficiencias. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad (1 Juan 1:9 NVI).

8. Hicimos una lista de todas las personas que habíamos dañado y estuvimos dispuestos a enmendar todo lo que les habíamos hecho.

Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes (Lucas 6:31 NVI).

9. Hicimos arreglos directos con las personas cuando fue posible, excepto cuando eso podría dañarles a ellos o a otros.

Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano luego vuelve y presenta tu ofrenda (Mateo 5:23-24 NVI).

10. Seguimos haciendo un inventario personal y cuando nos equivocamos rápidamente lo admitimos.

Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer (1 Corintios 10:12 NVI).

11. A través de la oración y la meditación buscamos mejorar nuestra relación con Dios, orando sólo para conocer Su voluntad para nosotros y poder para llevarla a cabo.

Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza. (Colosenses 3:16a NVI).

12. Habiendo tenido una experiencia personal como resultado de estos pasos, intentamos llevar este mensaje a otros y practicar estos principios en todas nuestras áreas.

Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado (Gálatas 6:1 NVI).

* * *

Oración de Serenidad

Si usted ha asistido a programas seculares de recuperación, ha visto las primeras cuatro frases de la "Oración de Serenidad". La siguiente es la oración completa. ¡Le animo a hacerla diariamente al trabajar los principios!

Oración de Serenidad

Dios, concédeme la serenidad Para aceptar las cosas que no puedo cambiar, El valor para cambiar las cosas que sí puedo cambiar, Y la sabiduría para conocer la diferencia. Viviendo un día a la vez; Disfrutando un momento a la vez; Aceptando la dificultad como el camino hacia la paz; Tomando, como Jesús lo hizo, Este mundo pecador tal cual es, No como sería; Confiando que Tú harás que todo salga bien Si me entrego a Tu voluntad; Para que sea razonablemente feliz en esta vida Y sumamente feliz contigo por siempre en la eternidad. Amén. Reinhold Niebuhr

* * * Lección 12

Confesar

Principio 4: Abiertamente examino y confieso mis faltas a Dios, a mí mismo y a alguien en quien confío.Dichosos los de corazón limpio.

Paso 5: Admitimos a Dios, a nosotros mismos y a otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. Santiago 5:16

Piense en esto

Después de escribir el inventario, tendremos que tratar con lo que hemos escrito. La primera forma de hacerlo es confesar nuestras faltas o pecados a Dios. Revisemos el acróstico de CONFESAR.

Confiese a Dios sus debilidades, resentimientos y pecados

Dios quiere que seamos limpios. Necesitamos admitir que "Lo que está mal, está mal. Somos culpables y responsables". Necesitamos hacernos cargo de los pecados que descubrimos en nuestro inventario.

Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón (Proverbios 28:13 NVI).

Obedezca las Instrucciones de Dios

El Principio 4 resume las instrucciones de Dios para confesar nuestros pecados.

1. Confesamos nuestros pecados a Dios.

Ya que soy el Dios viviente, dice el Señor, todos se arrodillarán delante de mí, y todos confesarán que soy Dios. Cada uno de nosotros, entonces, dará cuenta de sí mismo a Dios (Romanos 14:11-12 DHH).

2. Luego los compartimos con otra persona en quien confiamos:

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados (Santiago 5:16 NVI).

No más culpa

Este paso se inicia restaurando nuestra confianza y nuestras amistades y nos permite cambiar nuestra manera de vivir siempre "mirando hacia atrás por el espejo retrovisor". En Romanos 8:1 se nos asegura que "no hay condenación para los que están en Cristo Jesús".

Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó (Romanos 3:23-24 NVI).

¡Lo que estaba en "CONTRA" nuestra terminó! Hemos seguido las instrucciones de Dios para confesar nuestras faltas. Cinco cosas muy positivas comienzan a suceder luego de "CONFESAR".

Fomente la recuperación

Si me pidiera que resuma los beneficios del Principio 4 en una sola oración, sería de esta forma: Al confesar nuestros pecados, estamos fomentando en nuestra vida, la sanidad, la reconciliación y la recuperación por la incomparable gracia de Jesucristo, quien nos ama a pesar de nosotros.

Enfrente la verdad

La Recuperación requiere honestidad. Luego de completar este principio podemos permitir que la luz de la verdad de Dios sane nuestro dolor, complejos y hábitos. Dejamos de negar nuestros verdaderos sentimientos.

Una vez más Jesús se dirigió a la gente, y les dijo: -Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Juan 8:12 NVI).

Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres (Juan 8:32 NVI).

Sabiamente acepte el perdón de Dios

Una vez que aceptamos el perdón de Dios, podemos mirar a los demás a los ojos. Nos entendemos y entendemos nuestras actitudes pasadas con una "nueva luz". Estamos listos para encontrar la humildad y así cambiar nuestras fallas en el Principio 5.

Esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación (2 Corintios 5:19 NVI).

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad (1 Juan 1:9 NVI).

Alivie el dolor

"Estamos simplemente tan enfermos como nuestros secretos". Cuando compartimos nuestros secretos más profundos, dividimos el dolor y la vergüenza. Comenzamos a ver cómo se desarrolla una saludable autoestima, una que ya no está basada en los estándares del mundo, sino en los de Jesucristo.

Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día.

Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado y no te oculté mi maldad. Me dije: "Voy a confesar mis transgresiones al Señor", y tú perdonaste mi maldad y mi pecado (Salmo 32:3-5 NVI).

Renuncie a culpar

No podemos encontrar paz y serenidad si seguimos culpándonos o culpando a otros. Nuestros secretos nos han aislado de los demás. Han impedido que tengamos mayor cercanía en nuestras relaciones.

¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: Déjame sacarte la astilla del ojo, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano (Mateo 7:3-5 NVI).

Escriba acerca de esto

1. ¿Qué faltas, resentimientos o pecados ocultos le mantienen despierto por la noche? ¿No le gustaría deshacerse de ellos?

2. ¿Qué valor ve en confesar, en ser limpio de los escombros de su pasado?

3. Al obedecer las instrucciones de Dios de confesar, ¿qué resultados espera que Dios produzca en su vida?

4. ¿Qué libertad percibe en Romanos 8:1 y Romanos 3:23-24? ¿Qué significado específico tiene para usted las frases "sin condenación" y "sin culpa"?

5. Después de completar el Principio 4, encontrará que cinco áreas de su vida comienzan a mejorar. Será capaz de fomentar la recuperación, de enfrentar la verdad, aliviar el dolor, dejar la culpa y comenzar a aceptar el perdón de Dios. ¿En qué áreas de su vida cada uno de estos cinco cambios positivos le ayudarán en su recuperación?

Puedo ser más honesto con .

Puedo aliviar mi dolor por medio de .

Puedo dejar de culpar .

Puedo aceptar el perdón de Dios porque .

Puedo fomentar la recuperación porque .

* * *

Lección 13

Admitir

Principio 4: Abiertamente examino y confieso mis faltas a Dios, a mí mismo y a alguien en quien confío.Dichosos los de corazón limpio.

Paso 5: Admitimos a Dios, a nosotros mismos, y a otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. Santiago 5:16

Piense en esto

La gente a menudo me pregunta por qué necesita admitir sus faltas a otra persona. Hay tres razones importantes.

¿Por qué admitir mis faltas?

1. Obtenemos la sanidad que la Biblia promete.

Lea Santiago 5:16. La Palabra de Dios nos dice que tenemos que admitir nuestras faltas y nuestros pecados los unos a los otros. Usted no hace esto para recibir perdón, porque Dios ya le perdonó cuando le confesó sus pecados y sus faltas a Él. Santiago 5:16 dice que debe confesar sus pecados a otros para sanidad.

Compartir nuestros secretos, luchas y fracasos con otros es parte del plan de Dios en nuestro proceso de sanidad. El camino a la recuperación no tiene como propósito caminarse a solas.

2. Obtenemos libertad.

Nuestros secretos nos han mantenido encadenados, atados, paralizados e inhabilitados para actuar libremente en nuestras relaciones. Admitir nuestros pecados rompe las cadenas.

En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Los sacó de las sombras tenebrosas y rompió en pedazos sus cadenas (Salmo 107:13-14 NVI).

3. Obtenemos apoyo.

Cuando comparte su inventario con otra persona, obtiene apoyo. La persona puede mantenerle enfocado y proveer retroalimentación. Él o ella pueden desafiarle cuando aparezca la negación. Lo más importante, ¡esta persona lo escuchará!

¿Cómo elijo a alguien?

1. Elija a alguien de su mismo sexo en quien confíe y respete.

2. Pregúntele a la persona si él o ella ya completó el Principio 4 (o los Pasos 4 y 5)

3. Fije una reunión con la persona, un tiempo sin interrupción. Toma usualmente dos o tres horas compartir su inventario.

Lineamientos para su reunión 1. Comience con oración. Pida valor, humildad y honestidad. Aquí está un ejemplo de oración:

Dios, te pido que me llenes de tu paz y fortaleza al compartir mi inventario.

Continues.


Chapter One

DE MI CORAZÓN AL SUYO

Mi nombre es John Baker y tengo el privilegio de servir a Jesucristo en la Iglesia Saddleback como Pastor de Ministerio. Hace cinco años me uní al personal de Saddleback como pastor de Recuperación y de Grupos Pequeños. Hace dos años se me pidió servir como uno de los ancianos y supervisar más de 150 ministerios en Saddleback. Eso es lo que John Baker hace.

Como una forma para presentar quién es John Baker, me gustaría relatar basado en mi testimonio, mis experiencias, fortalezas y esperanzas, luego de transitar mi propio "camino a la recuperación".

Me crié en un hogar cristiano en la ciudad del medio oeste de Collinsville, Illinois, que tiene una población de 10,000. Tuve lo que se llama una infancia "normal", si se le puede decir así. Mis padres eran miembros de una iglesia bautista pequeña que pastorea un joven llamado Gordon MacDonald. A la edad de trece años recibí a Cristo en mi corazón. En bachillerato era el presidente de mi clase y experto en basketball, baseball y atletismo. Sentí el llamado al ministerio a la edad de dieciséis y apliqué a varias universidades cristianas. Hasta este momento, todo suena normal casi aburrido.

Pero tenía un problema: debía ser el mejor en todo. En lo más profundo de mi ser nunca me sentí suficientemente bueno para mis padres, mis compañeros de equipo, mis novias, para nadie. Si no era lo suficientemente bueno para ellos, me preguntaba, cómo podría ser lo suficientemente bueno para Dios. Debí haberme perdido los servicios dominicales acerca de la misericordia de Dios, Su amor incondicional y la inmerecida gracia de Jesús. Yo era una paradoja caminando, hablando, una combinación de la más baja autoestima y el más grande ego del mundo. Créanme, ese no es un sentimiento interior muy cómodo. Una candente soledad-un vacío - exactamente en lo más profundo es la mejor forma en que puedo describir tal sentimiento.

Luché con el llamado de Dios y me juzgué a mí mismo como indigno para entrar al ministerio. En cambio, luego de terminar mi bachillerato fui a la Universidad de Missouri. Cuando empaqué para mi primer año, llevé mi inexistente autoestima. Me uní a una fraternidad y pronto descubrí la "solución" -o lo que creí ser la solución- para el dolor de mi vida: el alcohol. ¡Funcionó! ¡Encajé allí! Por primera vez en mi vida sentí que pertenecía a algo.

Mientras estaba en la universidad estudiando una especialidad en administración de empresas (y con un diplomado en política), conocí a la que después fue mi esposa, Cheryl. Nos casamos en mi último año. Por causa de que la Guerra en Vietnam estaba en su apogeo, supimos que luego de la universidad me llamarían al servicio militar. En poco tiempo Cheryl vislumbró lo que los próximos diecinueve años traerían consigo.

En 1970 me gradué del College, me uní a la Fuerza Aérea y me seleccionaron para ser piloto. Asistí a la Escuela de Entrenamiento de Oficiales, y en diecinueve días aprendí a actuar como un oficial y a beber como un caballero. Seguí abusando del alcohol, viéndolo como la cura para mi dolor y ciertamente ¡no como pecado!

En el servicio encontré con rapidez el uso apropiado para un ciento por ciento de oxígeno - ¡una cura para las resacas! El servicio es un excelente lugar para descubrir los talentos que uno tiene. Pronto me seleccionaron como el oficial social de mi escuadrón. ¡Perfecto! Un trabajo que requería muchas horas de planificación de funciones en el bar del club de los oficiales. Luego, terminó la guerra y me asignaron a una unidad de reserva.

Después del servicio militar me uní a la Compañía de Papel Scott. Obtuve mi diploma como Especialista en Administración de Empresas en una escuela nocturna y Dios nos dió nuestra primera niña, Laura. Dos años más tarde fuimos bendecidos con nuestro hijo John.

Me promovieron ocho veces en los primeros once años de mi carrera de negocios. Fui el vicepresidente de ventas y mercadeo para dos manufactureras de consumo de alimento.

¡Había alcanzado todos mis objetivos profesionales y metas para el tiempo en que cumplí mis treinta años! Junto con todo este éxito financiero, sin embargo, llegaron varias nuevos traslados. Nos mudábamos cada dos años y se nos hizo difícil establecer una iglesia donde asistir, pero como yo seguía con mi problema de la bebida, eso llegó a ser menos y menos importante para mí. Sabía que si moría era salvo, pero mi cristianismo no se reflejaba en mi estilo de vida, prácticas de negocios y prioridades.

Aun así, pensaba que mi vida era normal ante los observadores casuales. Era el líder del ministerio para jóvenes OANSA. No me costaba nada salir temprano del trabajo para ir a un bar antes de la reunión del miércoles por la noche y así descansar y relacionarme mejor con los niños. ¿No hacían eso todos? También fui el entrenador de la pequeña liga de mi hijo durante cinco años, pero después de cada juego siempre me detenía por pizza y por unos pocos tragos de cerveza, junto con mi entrenador asistente. Y otra vez, ¿no lo hacían todos? ¡Qué insensatez!

Lentamente llegué a sentirme más y más incómodo con el estilo de vida que estaba llevando. Enfrenté una decisión fuerte. Tenía una opción: hacerlo a mi manera - seguir bebiendo y viviendo acorde con los criterios del mundo - o rendirme, arrepentirme y hacerlo a la manera de Dios.

Desearía decirte que vi la luz y que lo hice a la manera de Dios, pero la verdad es que escogí hacerlo a mi manera. Mi problema con la bebida continuó y le di la espalda a Dios. Proverbios 14:12 (NVI) dice: "Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte."

Yo era lo que se conoce como un alcohólico funcional. Nunca perdía un trabajo, y nunca me arrestaron por manejar ebrio. No, lo único que había perdido era mi relación con el Señor (mis pecados me separaban de Él) y con mi familia (Cheryl y yo estábamos separados) y todo el propósito de vivir. Como puedes ver, lo que había considerado la solución para el problema de mi vida, el alcohol, ¡llegó a ser el problema!

Mi vida estaba fuera de control. ¡Había creado mi propio infierno en la Tierra! Una mañana de octubre estaba en la Ciudad de Salt Lake en un viaje de negocios, cuando me levanté y supe que no podía tomar otro trago. ¡Pero también sabía que no podía vivir sin esto! Finalmente había llegado a lo más bajo. Estaba muriendo física, mental, y lo más importante, espiritualmente. Estaba en el Principio 1.

Principio 1. Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder de controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

Dichosos los pobres en espíritu.

Paso 1. Admitimos que no tenemos el poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos, que nuestras vidas han llegado a ser inmanejables.

Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo (Romanos 7:18 NVI).

Dios nunca me ha guardado de cometer un error. Él es un caballero. Él no se entromete. Él me ama tanto que me permite tomar mis propias decisiones y errores, sabiendo que cuando ya no tenga alternativa, regresaré a Él como Él lo planeó.

Cuando regresé a casa, fui a mi primera reunión de Alcohólicos Anónimos. Pero eso era solo el principio. En resumen, fui a más de noventa reuniones en noventa días. Mientras el tiempo pasaba, conocí elPrincipio 2.

Principio 2. En forma sincera creo que Dios existe, que le intereso, y que Él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación.

"Dichosos los que lloran, porque serán consolados".

Paso 2. Llegamos a creer que un poder mucho más grande que nosotros mismos podía restaurarnos hasta la cordura.

"Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad" (Filipenses 2:13 NVI).

¡Aquí es donde encontré mi primer rayo de esperanza! Dios me ama incondicionalmente. Finalmente podía entender Romanos 11:36 (NVI):"Porque todas las cosas proceden de Él, y existen por Él y para Él."

Hoy mi vida con Cristo es una esperanza sin final; ¡mi vida sin Él era un final sin esperanza! Mi fuerza de voluntad me dejó vacío y destrozado, así que cambié mi definición de fuerza de voluntad. Ahora sé que la verdadera fuerza de voluntad es la disposición de aceptar el poder de Dios para mi vida.

Esto me llevó al Principio 3.

Principio 3. Conscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuidado de y control de Cristo.

"Dichosos los humildes."

Paso 3. Tomamos la decisión de volver nuestras vidas y voluntad al cuidado de Dios.

"Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios" (Romanos 12:1 NVI).

Al trabajar los primeros tres principios, dije: "No puedo, Dios puede" y decidí permitírselo. Un día a la vez. Si no nos rendimos a Cristo, ¡nos rendiremos al Caos!

Pensé que los primeros tres principios eran difíciles, pero ahora venía el Principio 4.

Principio 4. Una apertura para un autoexamen y confesión de mis faltas a mí mismo, a Dios, y a alguien en quien confío.

"Dichosos los de corazón limpio"

Paso 4. Sin temor hicimos un inventario moral de nosotros

"Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del SEÑOR" (Lamentaciones 3:40 NVI).

Paso 5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros errores.

"Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para que sean sanados (Santiago 5:16 NVI).

Hasta este punto tenía que volver a visitar al joven John Baker, para afrontar las heridas, complejos y hábitos que yo había intentado esconder con el alcohol. Tuve que enfrentar la pérdida de mi hermano. Reconocí la destrucción que mi alcoholismo le causó a toda la gente que una vez había estado cerca de mí. Luego de aceptar todo mi problema, enfrenté la verdad y acepté el poder y la sanidad de Jesús, los cuales me sacaron de la oscuridad de mis secretos y me llevaron a ¡Su maravillosa luz!

Le agradezco a Dios que me diera un mentor que me ayudara a permanecer estable y no me juzgara mientras le contaba lo de mi inventario personal. ¡No puedo comenzar a contarte la carga que Dios me quitó cuando seguí completamente las instrucciones en Santiago 5:16! Ahora sé que fui perdonado por la obra de Jesucristo -el único y verdadero Poder Absoluto - en la cruz y que todos los pecados y errores de mi pasado no eran más un secreto. Ahora, finalmente, estaba dispuesto a que Dios me cambiara. Estaba listo para someterme a todos los cambios que Dios quería hacer en mi vida.

El Principio 5 me hizo reconocer que era tiempo para "dejar ir y permitirle a Dios." ¡Para este tiempo me alegraba hacerlo! Ya había visto suficiente de mí como para saber que era incapaz de cambiar mi vida por mí mismo.

Principio 5. Para que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a Él y con humildad le pido que me quite mis defectos de carácter.

Dichosos los que trabajan por la paz.

Paso 6. Estábamos completamente listos para que Dios me quitara todos esos defectos de carácter.

"Humíllense delante del Señor y él los exaltará" (Santiago 4:10 NVI).

Paso 7. Humildemente le pedimos quitar todos nuestros defectos.

"Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonar · y nos limpiar· de toda maldad." (1 Juan 1:9 NVI).

Para mí, completar el Principio 5 significó tres cosas: (1) Permitir que Dios transformara mi mente -su naturaleza, su condición, su identidad; (2) Aprender a regocijarme en un progreso constante y una paciente mejoría que permitió que otros vieran los cambios en mí que yo no podía ver; (3) Dios reconstruyó mi valor personal basado en Su amor por mí, más que en los criterios del mundo.

Durante este tiempo Dios me dio Su definición de Humildad: "Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad" (2 Corintios 12:9 NVI). Luego pude decir con el apóstol Pablo: "Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades ." (Versículo 9-10 NVI).

Ahora estaba listo para trabajar el Principio 6, mi favorito:

Principio 6. Evalúo todas mis relaciones. Ofrezco perdón a los que me dañaron y enmiendo los daños que causé a otros, excepto cuando ello pudiera dañar a estas personas o a otros.

"Dichosos los compasivos" y "Dichosos los que trabajan por la paz."

Paso 8. Hicimos una lista de todas las personas a quienes les habíamos dañado y estuvimos dispuestos a enmendar todo lo que les habíamos hecho.

"Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes." (Lucas 6:31 NVI).

Paso 9. Tan pronto como se nos hizo posible, hicimos enmiendas directas a tales personas excepto cuando tales enmiendas les pudiera causar daño a ellos o a otros.

Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda (Mateo 5:23-24 NVI).

Dije que este es mi principio favorito, pero ¡no el más fácil! Tenía una lista de nombres para hacer enmiendas. Y había desde jefes, empleados hasta amigos y vecinos. Pero las enmiendas más especiales tenían que ver con mi familia, especialmente con mi esposa, Cheryl. Todavía estábamos separados. Le dije que realmente sentía haber causado tanto daño en su vida, que todavía la amaba y que si alguna vez podía hacer algo por ella - cualquier cosa -ella solo tenía que pedírmelo.

A través de los meses de separación, Cheryl vio los cambios que Dios estaba haciendo en mi vida, cambios que ocurrieron mientras estaba en el programa. (¡Aquí es donde realmente se pone interesante!) Ella y los niños habían comenzado a asistir a una iglesia que se reunía en un gimnasio. Se llamaba Saddleback. Un sábado por la noche estaba yo visitando a los niños y ellos me invitaron a ir con ellos el domingo por la mañana. ¡Y para su sorpresa yo dije que sí! Habían pasado cinco años desde que yo asistí por última vez a la iglesia, pero cuando escuché la música y el mensaje del pastor Rick Warren, supe que estaba en casa. Cheryl y yo comenzamos a trabajar arduamente en nuestros problemas y cinco meses más tarde Dios abrió nuestros corazones y renovamos nuestros votos matrimoniales. ¡¿No es eso realmente Dios?!

Nos bautizaron juntos como familia y luego tomamos todas las clases de la iglesia: 101 Membresía, 201 Madurez y 301 Ministerio.

Continues.


Chapter One

Lección 19

Encrucijada

Principio 7: Reservo un tiempo diario con Dios para una auto evaluación, lectura de la Biblia y oración para conocer a Dios y Su voluntad para mi vida y obtener el poder para seguirla.

Paso 10: Seguimos haciendo un inventario personal y cuando estábamos equivocados, rápidamente lo admitimos.

Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer 1 Corintios 10:12

Piense en esto

Jesús dice: "Si vives como yo te digo . conocerás la verdad y la verdad te hará libre" (Juan 8:32 LBAD). Al trabajar los principios y seguir las instrucciones de Cristo, el fundamento de su vida ha sido reconstruido. Usted verá indudablemente grandes cambios en su vida, ¡si no los ha visto todavía! Pero ahora está en la ENCRUCIJADA de su recuperación.

Primera Corintios 10:12 nos advierte: "¡Así que si piensan estar firmes, tengan cuidado de no caer!" Los Pasos del 10 al 12 (Principios 7 y 8) son donde viviremos nuestra recuperación para el resto de nuestro tiempo aquí en la tierra. Son más que pasos de mantenimiento, como algunos han opinado de ellos.

Al comenzar a trabajar el Paso 10, veremos que está compuesto de cuatro partes importantes, cada una corresponde al acróstico para esta lección DIEZ.

Dedique tiempo para hacer un inventario diariamente.

Interrrogantes para hacerse.

1. El qué: "Seguimos haciendo un inventario personal ."

Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor (Lamentaciones 3:40 NVI).

2. El por qué: ". y cuando nos equivocamos ."

Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros (1 Juan 1:8-10 NVI).

Evalúelas partes buenas y malas del día.

3. El entonces qué: ". rápidamente lo admitimos".

Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda (Mateo 5:23-24 NVI).

Záfese de sus errores y equivocaciones rápidamente.

Practique el escribir en su iario todos los días por una semana. Escriba su inventario a iario -lo bueno y lo malo. Busque actitudes negativas, aspectos que esté escribiendo repetidamente y que rápidamente esté haciendo enmiendas por dichas cosas. Compártalas con su mentor o compañero a quien rendir cuentas, y designe un plan de acción para que usted -con la ayuda de Dios- pueda zafarse y vencerlas.

Escriba sobre esto

1. Antes que comience a trabajar en el Paso 10, tome un momento para reflexionar y haga una lista de algunos e los cambios en su vida que han resultado luego de trabajar los pasos y principios con Jesús como su Poder Superior.

¿Cómo ha cambiado su comportamiento?

¿Qué relaciones específicas han sido restauradas o mejoradas?

¿Cómo ha crecido su relación con Jesús desde que comenzó su viaje de recuperación?

Haga una lista de las nuevas amistades que ha hecho durante este viaje.

2. En sus propias palabras, ¿qué significa para usted el Paso 10?

El qué: "Seguimos haciendo un inventario personal ." El por qué: ". y cuando nos equivocamos ."

El entonces qué: ". rápidamente lo admitimos".

3. Escriba en su diario en los próximos siete ías (siéntase libre para usar las siguientes páginas). Anote las cosas buenas así como las cosas malas. Escriba las victorias y las áreas que necesiten crecimiento. Busque actitudes. Compártalas con su mentor o compañero a quien rendir cuentas.

4. ¿Qué aprendió al llevar su diario?

5. ¿Qué áreas identificó como fortalezas?

6. ¿En qué áreas necesita trabajar?

Lección 20

Inventario Diario

Principio 7: Reservo un tiempo diario con Dios para una auto evaluación, lectura de la Biblia y oración para conocer a Dios y Su voluntad para mi vida y obtener el poder para seguirla.

Paso 10: Seguimos haciendo un inventario personal y cuando nos equivocamos, rápidamente lo admitimos.

Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer 1 Corintios 10:12

Piense en esto

En el Principio 7 y el Paso 10 comenzamos a aplicar lo que hemos escubierto en los primeros seis principios y nueve pasos: Humildemente vivimos en la realidad, no en negación; hemos hecho lo mejor para enmendar el pasado; deseamos crecer diariamente en nuestra nueva relación con Jesucristo y con otros.

Dios nos ha provisto una lista de control diaria para nuestro nuevo estilo de vida. Se llama el "Gran Mandamiento":

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón . alma y . mente. Este es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a este: Ama a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas. Mateo 22:37-40 Santiago 1:22 nos anima: "No solamente escuchen la palabra, engañándose ustedes mismos. Hagan lo que dice". Cuando practicamos el Gran Mandamiento, nos volvemos "Hacedores de la Palabra", vivos ejemplos de Cristo. ¡Nuestro actuar concuerda con nuestro hablar! El apóstol Pablo vivió de esa forma. Él dice en 1 Tesalonisenses 1:5 (PAR): "Nuestras vidas fueron una prueba para ustedes de la verdad de nuestro mensaje".

Hay tres formas de hacer un inventario del Paso 10. Constante.

Podemos hacer esto periódicamente a través del día. El mejor tiempo para admitir que estamos equivocados es el tiempo exacto en que nos amos cuenta de ello. ¿Por qué esperar? Necesitamos hacer enmiendas ¡TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE! ¡Dormiremos mucho mejor en la noche!

Diariamante

Al final de cada día necesitamos meditar acerca de las actividades diarias -lo positivo y lo negativo. Necesitamos investigar dónde o en qué momento probablemente herimos a alguien o cuándo actuamos movidos por el temor o el enojo. ¡La mejor forma de practicarlo es elaborar un diario !Luego en la mañana, tan pronto como podamos, necesitamos admitir los errores y hacer nuestras enmiendas.

Periódicamentre

Cada tres meses, escápese a un "mini retiro". Llévese su diario. Ore y lea su inventario. Pídale a Dios que le mues tre áreas en su vida que pueda mejorar en los próximos 90 días ¡y las victorias logradas en los últimos noventa días!

La Biblia nos da instrucciones de cómo evitar la necesidad e hacer enmiendas en el Paso 10:

La gente inteligente piensa antes de hablar; lo que dicen es entonces más persuasivo. (Proverbios 16:23 DHH)

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los creyentes (Efesios 4:29 RVR60).

Una persona sabia y madura es conocida por su entendimiento. Mientras más agradables son sus palabras, más persuasiva dicha persona es. (Proverbios 6:21 DHH)

La angustia abate el corazón del hombre, pero una palabra amable lo alegra (Proverbios 12:25 NVI).

Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido (1 Corintios 13:1 NVI).

El plan de acción diario del Paso 10:

1. Siga haciendo un inventario iario y cuando se equivoque, rápidamente haga sus enmiendas.

2. Resuma los hechos de su día en su diario.

3. Lea y memorice uno de los versículos del Paso 10.

4. Trabaje todos los pasos y principios lo mejor que pueda.

El versículo clave para esta lección es Marcos 14:38: "Velen y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está verdaderamente dispuesto, pero el cuerpo es débil".

Oración del Principio 7aQuerido Dios, gracias por este día. Gracias por darme las herramientas para trabajar en mi programa y vivir mi vida en forma diferente, centrada en Tu voluntad. Señor, ayúdame a hacer mis enmiendas rápidamente y a pedir perdón. Y al relacionarme hoy, ayúdame a hacer la parte que me corresponde para que sean relaciones saludables y firmes. En el nombre de Jesús oro. AMÉN.

Escriba acerca de esto

1. ¿Cuáles son algunas de las ventajas de cada una de los tres tipos de inventarios en su recuperación? ¿Cómo le pueden ayudar a "que se cuide de no caer"?

Constante:

Diario:

Periódico (mensualmente, cada cuatro meses, o anualmente):

2. ¿Qué significan para usted los siguientes versículos y cómo pueden ayudarle en este paso?

El sabio de corazón controla su boca; con sus labios promueve el saber (Proverbios 16:23 NVI).

Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan (Efesios 4:29 NVI).

Al sabio de corazón se le llama inteligente; los labios convincentes promueven el saber (Proverbios 16:21 NVI).

La angustia abate el corazón del hombre, pero una palabra amable lo alegra (Proverbios 12:25 NVI).

Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido (1 Corintios 13:1 NVI).

Vigilen y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil (Marcos 14:38 NVI).

3. ¿Cuál es su plan de acción diario para el Paso 10?

4. ¿Cuáles son los hechos recurrentes o aspectos por los cuales está necesitando hacer enmiendas?

¿Con su familia?

¿Con sus amigos?

¿Con sus compañeros de trabajo?

¿Con aquellos de su iglesia o su programa de recuperación?

(Continues.)


Chapter One

Lección 1

Negación

Principio 1: Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

Dichosos los pobres en espíritu. Mateo 5:3 (NVI)

Paso 1: Admitimos que no teníamos el poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos, que nuestras vidas llegaron a ser inmanejables.

Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo Romanos 7:18

Piense en esto

Antes de que podamos dar el primer paso de nuestra recuperación, debemos primero enfrentar y admitir nuestra negación.

Dios nos dice: "¡No se puede sanar una herida con solo decir que no existe!" (Jeremías 6:14 PAR). El acróstico NEGACIÓN deletrea lo que puede suceder si no enfrentamos nuestra negación.

Neutraliza nuestros sentimientos

Al reprimir nuestros sentimientos nosotros neutralizamos nuestras emociones. Entender y sentir nuestros sentimientos es libertad.

Les prometen libertad, mientras ellos mismos son esclavos de hábitos destructivos porque un hombre es esclavo de todo lo que le ha conquistado (2 Pedro 2:19 DHH).

Energía perdida

Un importante efecto secundario de la negación es la ansiedad. La ansiedad causa que gastemos preciosa energía luchando con heridas pasadas y fracasos y el temor del futuro. Es solamente en el presente, hoy, donde los cambios positivos pueden suceder.

El Señor hace justicia a los oprimidos, . y pone en libertad a los cautivos (Salmo 146:7 NVI).

Genera angustia

Permitimos que nuestros temores y nuestras preocupaciones nos paralicen, pero la única forma en que podemos ser libres de ellos es entregándolos a Dios.

En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Los sacó de las sombras tenebrosas y rompió en pedazos sus cadenas (Salmo 107:13-14 NVI).

Anula el crecimiento

Estamos tan enfermos como nuestros secretos y, una vez más, no podremos crecer en recuperación hasta que estemos listos para salir de nuestra negación hacia la verdad. Dios está esperando tomar su mano y sacarle de allí. La Biblia dice:

En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Los sacó de las sombras tenebrosas y rompió en pedazos sus cadenas (Salmo 107:13-14 NVI).

Crea barreras que impiden a Dios actuar en nosotros

Al seguir en su camino de recuperación, llegará a entender que Dios nunca desperdicia una herida; Dios nunca desaprovecha su oscuridad. Pero Él no la puede usar hasta que salgas de la negación a la luz de Su verdad.

Interrumpe nuestra comunión con Dios

La luz de Dios brilla en la verdad. Nuestra negación nos mantiene en la oscuridad.

Este es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad. Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:5-7 NVI).

Obstaculiza nuestras relaciones importantes

La negación nos hace pensar que nadie se dará cuenta de lo que sucede. Pensamos que nadie sabe, pero sí lo saben.

¿Cuál es la respuesta?

Por lo tanto, dejando la mentira, hable cada uno a su prójimo con la verdad, porque todos somos miembros de un mismo cuerpo (Efesios 4:25 NVI).

Nos prolonga el dolor

Tenemos la falsa creencia que la negación nos protege de nuestro dolor. En realidad, la negación provoca que nuestro dolor supure y crezca y se vuelva culpa y vergüenza.

Pero yo te restauraré y sanaré tus heridas (Jeremías 30:17 NVI).

Acepte el primer principio de recuperación. ¡Salga de su negación! Y entre en el amor y la gracia incondicional de su Poder superior -¡Jesucristo!

Escriba acerca de esto

1. ¿Sobre qué áreas de su vida tiene poder (control)? Sea específico.

2. ¿Qué áreas de su vida están fuera de control o son inmanejables? Sea específico.

3. ¿Cómo cree que le ayudará el dar este primer paso?

4. Cuando niño, ¿qué costumbres usaba para llamar la atención o para proyectarse usted mismo?

5. ¿Cuál era el "secreto familiar" que todos intentaban proteger?

6. ¿Cómo maneja el dolor y la decepción?

7. ¿Cómo puede comenzar a tratar su negación?

8. ¿En qué áreas de su vida está comenzando a enfrentar la realidad y rompiendo con los efectos de la negación?

9. ¿Está comenzando a desarrollar un equipo de apoyo? ¿Está pidiendo números de teléfono en sus reuniones?

Haga una lista en las últimas páginas de este libro de trabajo.

Lección 2

Sin Poder

Principio 1: Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

Dichosos los pobres en espíritu. Mateo 5:3 (NVI)

Paso 1: Admitimos que no teníamos el poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos, que nuestras vidas llegaron a ser inmanejables.

Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. Romanos 7:18

Piense en esto

Cuando aceptamos el primer principio de recuperación y damos ese primer paso de salir de nuestra negación y entrar en la realidad, vemos que hay muy pocas cosas sobre las cuales tenemos el control. Una vez que admitimos que por nosotros mismos no somos capaces de dejar de vivir con los siguientes ladrones de la serenidad, deletreados en el acróstico SIN PODER.

Soledad

Cuando admita que no tiene poder y comience a hacer frente a la realidad, descubrirá que no tiene que estar solo.

Incontables "Si" .

¡Con cuánta renuencia la mente acepta la realidad! Si solamente hubiera parado de beber . Si solamente ellos no hubieran ido . Si solamente esto . Si solamente aquello .

"Todo lo que está cubierto será descubierto, y todo secreto será revelado. Así que, todo lo que hayan dicho en la oscuridad será escuchado en completa luz del día" (Lucas 12:2-3 DHH).

Nociva separación de Dios

Algunas personas hablan de encontrar a Dios -¡como si Él pudiera alguna vez perderse!

Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor (Romanos 8:38-39 NVI).

Preocupación

Preocuparse es una forma de no confiar en Dios -¡suficientemente!

Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas (Mateo 6:34 NVI).

Orgullo

Ignorancia + poder + orgullo = ¡una mezcla mortal!

El altivo será humillado, pero el humilde será enaltecido (Proverbios 29:23 NVI).

Desolación

La desolación es una opción. En recuperación y en Cristo, nunca debe caminar solo.

Sigan amándose unos a otros fraternalmente. No se olviden de practicar la hospitalidad, pues gracias a ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles (Hebreos 13:1-2 NVI).

Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia (Juan 10:10 NVI).

Frecuentemente oramos: "Padre nuestro que estás en el cielo; dame, dame, dame".

El que procure conservar su vida, la perderá; y el que la pierda, la conservará (Lucas 17:33 NVI).

Como consecuencia del egoísmo, usted experimenta desolación. El viento frío de desesperanza sopla a través de él.

Escape

Al vivir en negación quizás hemos escapado a un mundo de fantasía y expectativas irrealistas de nosotros y de otros.

Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible (Efesios 5:13 NVI).

Resentimientos

Los resentimientos actúan como un cáncer emocional si se les permite supurar y crecer.

Si se enojan, no pequen. No dejen que el sol se ponga estando aún enojados, ni den cabida al diablo (Efesios 4:26-27 NVI).

¡Felicidades! Al admitir su incapacidad usted ha comenzado el viaje de recuperación que le permitirá aceptar la sanidad, el amor y el perdón del único y verdadero Poder Superior -Jesucristo.

En este punto de su recuperación usted necesita dejar de hacer dos cosas:

Dejar de negar el dolor

Usted está listo para dar su primer paso en la recuperación cuando su dolor es más grande que su temor.

Tenme compasión, Señor, porque desfallezco; sáname, Señor, que un frío de muerte recorre mis huesos Angustiada está mi alma (Salmo 6:2-3 NVI).

Dejar de jugar a ser Dios

Usted es incapaz de hacer por usted mismo lo que necesita que Dios haga por usted. Usted sirve a Dios o a sí mismo. No puede servir a ambos.

Mateo 6:24 (NVI), dice: "Ninguno puede ser esclavo de dos señores; aborrecerá a uno y amará al otro; será fiel a uno y despreciará al otro."

Además de dejar ciertos comportamientos, usted necesita comenzar a hacer dos cosas:

Comenzar a admitir su incapacidad de control

Al trabajar el primer principio, verá que usted solo no tiene el poder para cambiar sus heridas, complejos y hábitos.

Para los hombres es imposible -aclaró Jesús, mirándolos fijamente-, mas para Dios todo es posible (Mateo 19:26 NVI).

Comenzar a admitir que su vida se ha vuelto incontrolable

Usted puede finalmente comenzar a admitir que algunas o todas las áreas de su vida están fuera de su control para cambiar.

Muchos males me han rodeado; tantos son que no puedo contarlos. Me han alcanzado mis iniquidades, y ya ni puedo ver. Son más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón desfallece (Salmo 40:12 NVI).

Oración del Principio 1

Querido Dios, tu Palabra me dice que no puedo sanar mis heridas, complejos y hábitos con solo decir que no están allí. ¡Ayúdame! Partes de mi vida, o toda ella está fuera de control. Ahora sé que no puedo "ayudarme". Parece que mientras más intento hacer lo bueno, más problemas tengo. Señor, quiero salir de mi negación y caminar hacia la verdad. Oro para que me muestres el camino. En el nombre de tu hijo. AMÉN.

Nota: Antes que comience "Escriba acerca de esto", lea la "Oración de Serenidad" en la página 13 y lea los versículos del Principio 1 en la página 28.

Escriba acerca de esto

1. Haga una lista de algunas de las formas que su orgullo le ha detenido a pedir y obtener la ayuda que necesita para vencer sus heridas, complejos y hábitos.

2. ¿Qué hay en su pasado que le ha causado tener los "si solamente"?

"Si solamente" hubiera dejado de _____________hace años.

"Si solamente" ____________________no me hubiera dejado.

3. En lugar de preocuparnos acerca de cosas que no podemos controlar, necesitamos enfocarnos en lo que Dios puede hacer en nuestras vidas. ¿De qué se preocupa? ¿Por qué?

4. ¿De qué maneras ha intentado escapar del dolor de su pasado? Sea específico.

5. ¿Cómo le ha afectado seguir con su ira y resentimientos?

6. ¿Cree que la soledad es una opción? ¿Por qué sí? ¿Por qué no? ¿Cómo le ha separado su negación de sus relaciones importantes?

7. Describa el vacío que siente y algunas formas nuevas que está encontrando para llenarlo.

8. El egoísmo es el corazón de la mayoría de los problemas entre las personas. ¿En qué áreas de su vida ha sido egoísta?

9. La separación de Dios puede ser muy real, pero nunca es permanente. ¿Qué puede hacer para acercarse a Dios?

VERSÍCULOS DEL PRINCIPIO 1

¡No se puede sanar una herida con solo decir que no existe! (Jeremías 6:14 PAR LBAD).

Si esperas condiciones perfectas, nunca obtendrás nada (Eclesiastés 11:4 PAR LBAD).

No cesa la agitación que me invade; me enfrento a días de sufrimiento (Job 30:27 NVI).

No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco. Ahora bien, si hago lo que no quiero, estoy de acuerdo en que la ley es buena; pero, en ese caso, ya no soy yo quien lo lleva a cabo sino el pecado que habita en mí (Romanos 7:15-17 NVI).

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte (Proverbios 14:12 NVI).

Mis días van pasando, mis planes se frustran junto con los anhelos de mi corazón (Job 17:11 NVI).

Cansado estoy de sollozar; toda la noche inundo de lágrimas mi cama, ¡mi lecho empapo con mi llanto! Desfallecen mis ojos por causa del dolor; desfallecen por culpa de mis enemigos (Salmo 6:6-7 NVI).

Nos sentíamos como sentenciados a muerte. Pero eso sucedió para que no confiáramos en nosotros mismos sino en Dios, que resucita a los muertos (2 Corintios 1:9 NVI).

(Continues.)


Chapter One

Lección 7

Moral

Principio 4: Abiertamente examino y confieso mis faltas a mí mismo, a Dios y a alguien en quien confío.Dichosos los de corazón limpio.

Paso 4: Hicimos una búsqueda y un audaz inventario moral de nosotros.

Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor (Lamentaciones 3:40 NVI).

Piense en esto

En este principio necesita enumerar (inventariar) todos los hechos significativos -buenos o malos- en su vida. Necesita ser tan honesto como pueda para permitirle a Dios mostrarle su parte en este aspecto y cómo le afectó tanto a usted como a otros. El acróstico de MORAL nos muestra cómo comenzar.

Meditar

Aparte un tiempo especial para comenzar su inventario. Programe una cita con usted mismo. ¡Designe un día o un fin de semana para estar a solas con Dios! Aclare su mente del ajetreo de la vida diaria.

De lo contrario, escúchame en silencio y yo te impartiré sabiduría (Job 33:33 NVI).

Osadamente abrirse

Abra su corazón y su mente para confesar los sentimientos de dolor el pasado que le han bloqueado o causado su negación. ¡Intente "despertar" sus sentimientos! ¡Es oportuno! Pregúntese, "¿De qué me siento culpable? ¿De qué estoy resentido? ¿A qué le temo? ¿Estoy atrapado(a) por la autocompasión, excusas, pensamientos deshonestos?

Por lo que a mí toca, no guardaré silencio; la angustia de mi alma me lleva a hablar, la amargura en que vivo me obliga a protestar (Job 7:11 NVI).

Reposar en Dios

Confiar en Jesús, su Poder Superior, para darle el valor y la fuerza que este ejercicio requiere.

Amen al Señor, todos sus fieles; él protege a los dignos de confianza, pero a los orgullosos les da su merecido. Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el Señor esperan (Salmo 31:23-24 NVI).

Analizar

Analice su pasado honestamente. ¡Para hacer un inventario moral "minucioso y audaz", debe salir de su negación! Eso es todo lo que la palabra moral significa - honesto. ¡Este paso requiere ver a través de su negación del pasado hacia la verdad!

El Señor nos dio mente y conciencia; no podemos escondernos de nosotros mismos (Proverbios 20:27 DHH).

Liste los acontecimientos

Enumere tanto lo bueno como lo malo. ¡Mantenga su inventario en balance! Si mira solamente las cosas malas de su pasado, distorsionará su inventario y se expondrá a un dolor innecesario.

Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor (Lamentaciones 3:40 NVI).

El versículo no dice, "examine sólo sus caminos malos y negativos". ¡Necesita honestamente enfocarse en los pro y los contra de su pasado!

Al recopilar su inventario, encontrará que se ha causado daño a usted mismo y a otras personas. ¡Ningún inventario (vida) es perfecto! Todos nos hemos "equivocado" en algún área de nuestra vida. En Recuperación no vivimos en el pasado, pero necesitamos entenderlo para comenzar a permitirle a Dios que nos cambie. Jesús nos dijo: "Mi propósito es dar vida en abundancia" (Juan 10:10 NVI).

Oración del Principio 4

Querido Dios, tú conoces nuestro pasado, todas las cosas buenas y malas que hemos hecho. En este principio te pedimos que nos des la fortaleza y el ánimo de hacer una lista para que podamos "volvernos transparentes" y afrontarlo como la verdad. Por favor, ayúdanos a alcanzar a otros que has puesto a lo largo de nuestro "camino a la recuperación". Gracias por proveerlos para ayudarnos a seguir equilibrados al hacer nuestros inventarios. En el nombre de Cristo oro. AMÉN.

U Palabra de Advertencia

Esta lección es para prepararle para el trabajo que le espera. ¡NO comience este principio sin un mentor o un fuerte compañero a quien rendirle cuentas! En la lección 8 descubrirá cómo construir su "equipo de apoyo".

Escriba acerca de esto

1. ¿A qué lugar irá para tener un tiempo en silencio y así comenzar su inventario?

2. ¿Qué día ha asignado para comenzar? ¿A qué hora?

3. ¿Cuáles son sus temores al comenzar su inventario? ¿Por qué?

4. ¿Qué puede hacer para "despertar" sus sentimientos?

5. Describa su experiencia de entregar su vida a Cristo.

6. ¿De qué manera piensa entregar su voluntad al cuidado de Dios diariamente?

7. Haga una lista de las cosas que ha utilizado para bloquear el dolor de su pasado.

8. ¿Qué ha hecho para salir de su negación?

9. ¿Cómo puede seguir encontrando nuevas maneras para salir de su negación del pasado?

10. ¿Por qué es importante hacer un inventario escrito?

11. ¿Cuáles son algunas de las cosas buenas que ha hecho en el pasado?

12. ¿Cuáles son algunas cosas negativas que ha hecho en el pasado?

13 ¿Tiene un mentor o compañero a quien rendirle cuentas para ayudarle a que su inventario siga balanceado?

Leccion 8

Mentor

Principio 4: Abiertamente examino y confieso mis faltas a mí mismo, a Dios y a alguien en quien confío. Dichosos los de corazón limpio.

Paso 4: Hicimos una búsqueda y un audaz inventario de nosotros mismos.

Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor. Lamentaciones 3:40

Piense en esto

Usted ha escuchado la palabra mentor desde hace unas semanas. Estoy seguro que tiene una idea vaga de lo que es un mentor, pero tal vez se esté preguntando por qué necesita uno.

¿Por qué necesito un mentor? Hay tres razones de por qué es vital tener un mentor.

Tener un mentor o compañero de rendición de cuentas es algo bíblico

"Dos son mejores que uno, porque juntos pueden trabajar más efectivamente. Si uno de ellos cae, el otro puede ayudarle a levantarse. Pero si alguien está solo . no hay nadie para ayudarle . Dos hombres pueden resistir un ataque que derrotaría a uno solo". (Eclesiastés 4:9-12 DHH)

El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre (Proverbios 27:17 NVI).

Tener un mentor o compañero de rendición de cuentas es una clave de su programa de recuperación

Su programa de recuperación tiene cuatro elementos clave para tener éxito:

Con lo mejor que pueda, mantenga una vista honesta de la realidad al trabajar en cada principio. La mejor manera para asegurar esto es tener un mentor y desarrollar un equipo de apoyo fuerte.

Haga de sus reuniones de grupo de recuperación una prioridad en su horario. Saber que un mentor o compañero a quien rendir cuentas estará allí para saludarle o para darse cuenta que usted no está es un incentivo para que asista.

Mantener su programa espiritual con Jesucristo, a través de la oración, la meditación y el estudio de Su Palabra.

Involúcrese en el servicio, lo cual incluye servir como un mentor o como compañero a quien rendir cuentas.

Tener un mentor es la mejor protección contra una recaída

Al proveer retroalimentación para mantenerle en el camino, ellos pueden ver sus antiguas heridas, complejos y hábitos disfuncionales que vuelven a aparecer y señalárselos a usted rápidamente. Pueden confrontarle con la verdad, en amor y sin hacerle sentir culpable o avergonzado.

¿Cuáles son las cualidades de un mentor?

Los pensamientos humanos son aguas profundas; el que es inteligente los capta fácilmente (Proverbios 20:5 NVI).

Cuando elija un mentor, hágase las siguientes preguntas:

1. ¿Está de acuerdo su actitud con lo que habla? ¿Está viviendo los ocho principios?

2. ¿Tiene una relación creciente con Jesucristo?

3. ¿Expresa el deseo de ayudar a otros en el "camino a la recuperación?"

4. ¿Muestra compasión, cuidado, esperanza y no lástima?

5. ¿Es un buen oyente?

6. ¿Es lo suficientemente fuerte como para confrontarle con su negación o retraso?

7. ¿Ofrece sugerencias?

8. ¿Puede compartir sus propias luchas actuales con otros?

¿Cual es el trabajo de un mentor?

1. Puede estar allí para hablar aspectos en detalle que son muy personales o tomarían mucho tiempo en una reunión.

2. Está disponible en tiempos de crisis o de una posible recaída.

3. Sirve como una caja de resonancia al proveer puntos de vista objetivos.

4. Está allí para animarle a trabajar los principios a su propia velocidad. ¡No para trabajar los principios por usted!

5. Y lo más importante, intenta modelar su estilo de vida como resultado de trabajar los 8 Principios.

6. Un mentor puede renunciar o usted lo puede despedir.

¿C encuentro un mentor?

Primero, su mentor o compañero a quien rendir cuentas DEBE ser del mismo sexo. Luego que haya cumplido con este requisito, escuche a la persona mientras habla. ¿Se relaciona usted con lo que se dice o lo rechaza? Pida a otros en su grupo que lo acompañen a tomar café después de la reunión. ¡Conozca a la persona antes de pedirle que sea su mentor!

Si él pide a alguien que le ayude como mentor y él o ella dicen que no, no lo tome como un rechazo personal. Pídaselo a alguien más. Puede, incluso, pedirle a alguien que sea su mentor "temporal".

¿Qué es un compañero a quien rendirle cuentas?

Un compañero a quien rendirle cuentas es alguien a quien usted le pide que le ayude a ser responsable de ciertas áreas o aspectos de su recuperación tales como asistir a las reuniones, escribir en el diario, etcétera. Esta persona puede estar al mismo nivel de recuperación que usted, a diferencia de un mentor, quien debe haber completado los ocho principios o los 12 pasos. El objetivo principal de esta relación es animarse unos a otros. Usted aún puede formar un grupo de rendir cuentas de tres o cuatro personas. El compañero o grupo para rendir cuentas actúa como el "equipo", mientras que el mentor actúa como el "entrenador".

Escriba acerca de esto

1. ¿Por qué es tan importante para usted tener un equipo de apoyo?

2. ¿Qué cualidades busca en un mentor?

3. ¿Ha intentado encontrar un mentor o compañero a quien rendir cuentas?

4. ¿Cuáles son algunos nuevos lugares y maneras en las que puede intentar encontrar un mentor o un compañero a quien rendir cuentas?

5. ¿Cuál es la diferencia entre un mentor y un compañero a quien rendir cuentas?

6. Haga una lista de los nombres y números de teléfonos de posibles mentores o compañeros a quien rendir cuentas. Ellos deben ser personas que usted haya conocido en su "Camino a la Recuperación" y que le han impactado en su momento de compartir sus experiencias, fortalezas y esperanzas.

(Continues.)

Excerpt


Chapter One

EL CAMINO A LA RECUPERACIÓN Ocho Principios Basados en las Bienaventuranzas Por Pastor Rick Warren

1. Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable. Dichosos los pobres en espíritu.

2. En una forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que Él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación. Dichosos los que lloran, porque serán consolados.

3. Conscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuidado y control de Cristo. Dichosos los humildes.

4. Una apertura para un autoexamen y confesión de mis faltas a Dios y a alguien en quien confío. Dichosos los de corazón limpio.

5. Para que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a Él y con humildad le pido que remueva mis defectos de carácter. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia.

6. Evalúo mis relaciones. Ofrezco perdón a aquellos que me han dañado y enmiendo los daños que he ocasionado a otros, excepto si al hacerlo los dañará a ellos o a otros. Dichosos los compasivos. Dichosos los que trabajan por la paz.

7. Reservo un tiempo diario con Dios para una auto evaluación, lectura de la Biblia y oración para conocer a Dios y Su voluntad para mi vida y obtener el poder para seguirla.

8. Al rendir mi vida a Dios para ser usada puedo llevar estas Buenas Nuevas a otros, tanto con mi ejemplo como con mis palabras. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece.

* * *

DOCE PASOS Y SUS COMPARACIONES BÍBLICAS

1. Admitimos que no teníamos el poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos, que nuestras vidas habían llegado a ser inmanejables.

Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo(Romanos 7:18 NVI).

2. Llegamos a creer que un poder más grande que nosotros podía restaurarnos a la cordura.

Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad(Filipenses 2:13 NVI).

3. Tomamos la decisión de entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios. Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios(Romanos 12:1 NVI).

4. Hicimos una búsqueda y un audaz inventario moral de nosotros. Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor(Lamentaciones 3:40 NVI).

5. Admitimos a Dios y a nosotros mismos y a otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros para que sean sanados(Santiago 5:16).

6. Estábamos completamente listos para que Dios removiera todos nuestros defectos de carácter. Humíllense delante del Señor y él los exaltará.(Santiago 4:10).

7. Humildemente le pedimos que quitara todas nuestras deficiencias. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad(1 Juan 1:9 NVI).

8. Hicimos una lista de todas las personas que habíamos dañado y estuvimos dispuestos a enmendar todo lo que les habíamos hecho.

Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes(Lucas 6:31 NVI).

9. Hicimos arreglos directos con las personas cuando fue posible, excepto cuando eso podría dañarles a ellos o a otros.

Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano luego vuelve y presenta tu ofrenda(Mateo 5:23-24 NVI).

10. Seguimos haciendo un inventario personal y cuando nos equivocamos rápidamente lo admitimos.

Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer(1 Corintios 10:12 NVI).

11. A través de la oración y la meditación buscamos mejorar nuestra relación con Dios, orando sólo para conocer Su voluntad para nosotros y poder para llevarla a cabo.

Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza.(Colosenses 3:16a NVI).

12. Habiendo tenido una experiencia personal como resultado de estos pasos, intentamos llevar este mensaje a otros y practicar estos principios en todas nuestras áreas.

Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado(Gálatas 6:1 NVI).

* * *

Oración de Serenidad

Si usted ha asistido a programas seculares de recuperación, ha visto las primeras cuatro frases de la "Oración de Serenidad". La siguiente es la oración completa. ¡Le animo a hacerla diariamente al trabajar los principios!

Oración de Serenidad

Dios, concédeme la serenidad Para aceptar las cosas que no puedo cambiar, El valor para cambiar las cosas que sí puedo cambiar, Y la sabiduría para conocer la diferencia. Viviendo un día a la vez; Disfrutando un momento a la vez; Aceptando la dificultad como el camino hacia la paz; Tomando, como Jesús lo hizo, Este mundo pecador tal cual es, No como sería; Confiando que Tú harás que todo salga bien Si me entrego a Tu voluntad; Para que sea razonablemente feliz en esta vida Y sumamente feliz contigo por siempre en la eternidad. Amén. Reinhold Niebuhr

* * * Lección 12

Confesar

Principio 4:Abiertamente examino y confieso mis faltas a Dios, a mí mismo y a alguien en quien confío. Dichosos los de corazón limpio.

Paso 5:Admitimos a Dios, a nosotros mismos y a otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. Santiago 5:16

Piense en esto

Después de escribir el inventario, tendremos que tratar con lo que hemos escrito. La primera forma de hacerlo es confesar nuestras faltas o pecados a Dios. Revisemos el acróstico de CONFESAR .

Confiese a Dios sus debilidades, resentimientos y pecados

Dios quiere que seamos limpios. Necesitamos admitir que "Lo que está mal, está mal. Somos culpables y responsables". Necesitamos hacernos cargo de los pecados que descubrimos en nuestro inventario.

Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón(Proverbios 28:13 NVI).

Obedezca las Instrucciones de Dios

El Principio 4 resume las instrucciones de Dios para confesar nuestros pecados.

1. Confesamos nuestros pecados a Dios.

Ya que soy el Dios viviente, dice el Señor, todos se arrodillarán delante de mí, y todos confesarán que soy Dios. Cada uno de nosotros, entonces, dará cuenta de sí mismo a Dios(Romanos 14:11-12 DHH).

2. Luego los compartimos con otra persona en quien confiamos:

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados(Santiago 5:16 NVI).

No más culpa

Este paso se inicia restaurando nuestra confianza y nuestras amistades y nos permite cambiar nuestra manera de vivir siempre "mirando hacia atrás por el espejo retrovisor". En Romanos 8:1 se nos asegura que "no hay condenación para los que están en Cristo Jesús".

Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó(Romanos 3:23-24 NVI).

¡Lo que estaba en "CONTRA" nuestra terminó! Hemos seguido las instrucciones de Dios para confesar nuestras faltas. Cinco cosas muy positivas comienzan a suceder luego de "CONFESAR".

Fomente la recuperación

Si me pidiera que resuma los beneficios del Principio 4 en una sola oración, sería de esta forma: Al confesar nuestros pecados, estamos fomentando en nuestra vida, la sanidad, la reconciliación y la recuperación por la incomparable gracia de Jesucristo, quien nos ama a pesar de nosotros.

Enfrente la verdad

La Recuperación requiere honestidad. Luego de completar este principio podemos permitir que la luz de la verdad de Dios sane nuestro dolor, complejos y hábitos. Dejamos de negar nuestros verdaderos sentimientos.

Una vez más Jesús se dirigió a la gente, y les dijo: -Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida(Juan 8:12 NVI).

Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres(Juan 8:32 NVI).

Sabiamente acepte el perdón de Dios

Una vez que aceptamos el perdón de Dios, podemos mirar a los demás a los ojos. Nos entendemos y entendemos nuestras actitudes pasadas con una "nueva luz". Estamos listos para encontrar la humildad y así cambiar nuestras fallas en el Principio 5.

Esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación(2 Corintios 5:19 NVI).

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad(1 Juan 1:9 NVI).

Alivie el dolor

"Estamos simplemente tan enfermos como nuestros secretos". Cuando compartimos nuestros secretos más profundos, dividimos el dolor y la vergüenza. Comenzamos a ver cómo se desarrolla una saludable autoestima, una que ya no está basada en los estándares del mundo, sino en los de Jesucristo.

Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día.

Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado y no te oculté mi maldad. Me dije: "Voy a confesar mis transgresiones al Señor", y tú perdonaste mi maldad y mi pecado(Salmo 32:3-5 NVI).

Renuncie a culpar

No podemos encontrar paz y serenidad si seguimos culpándonos o culpando a otros. Nuestros secretos nos han aislado de los demás. Han impedido que tengamos mayor cercanía en nuestras relaciones.

¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: Déjame sacarte la astilla del ojo, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano(Mateo 7:3-5 NVI).

Escriba acerca de esto

1. ¿Qué faltas, resentimientos o pecados ocultos le mantienen despierto por la noche? ¿No le gustaría deshacerse de ellos?

2. ¿Qué valor ve en confesar, en ser limpio de los escombros de su pasado?

3. Al obedecer las instrucciones de Dios de confesar, ¿qué resultados espera que Dios produzca en su vida?

4. ¿Qué libertad percibe en Romanos 8:1 y Romanos 3:23-24? ¿Qué significado específico tiene para usted las frases "sin condenación" y "sin culpa"?

5. Después de completar el Principio 4, encontrará que cinco áreas de su vida comienzan a mejorar. Será capaz de fomentar la recuperación, de enfrentar la verdad, aliviar el dolor, dejar la culpa y comenzar a aceptar el perdón de Dios. ¿En qué áreas de su vida cada uno de estos cinco cambios positivos le ayudarán en su recuperación?

Puedo ser más honesto con .

Puedo aliviar mi dolor por medio de .

Puedo dejar de culpar .

Puedo aceptar el perdón de Dios porque .

Puedo fomentar la recuperación porque .

* * *

Lección 13

Admitir

Principio 4:Abiertamente examino y confieso mis faltas a Dios, a mí mismo y a alguien en quien confío. Dichosos los de corazón limpio.

Paso 5:Admitimos a Dios, a nosotros mismos, y a otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. Santiago 5:16

Piense en esto

La gente a menudo me pregunta por qué necesita admitir sus faltas a otra persona. Hay tres razones importantes.

¿Por qué admitir mis faltas?

1. Obtenemos la sanidad que la Biblia promete.

Lea Santiago 5:16. La Palabra de Dios nos dice que tenemos que admitir nuestras faltas y nuestros pecados los unos a los otros . Usted no hace esto para recibir perdón, porque Dios ya le perdonó cuando le confesó sus pecados y sus faltas a Él. Santiago 5:16 dice que debe confesar sus pecados a otros para sanidad .

Compartir nuestros secretos, luchas y fracasos con otros es parte del plan de Dios en nuestro proceso de sanidad. El camino a la recuperación no tiene como propósito caminarse a solas.

2. Obtenemos libertad.

Nuestros secretos nos han mantenido encadenados, atados, paralizados e inhabilitados para actuar libremente en nuestras relaciones. Admitir nuestros pecados rompelas cadenas.

En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Los sacó de las sombras tenebrosas y rompió en pedazos sus cadenas(Salmo 107:13-14 NVI).

3. Obtenemos apoyo.

Cuando comparte su inventario con otra persona, obtiene apoyo. La persona puede mantenerle enfocado y proveer retroalimentación. Él o ella pueden desafiarle cuando aparezca la negación. Lo más importante, ¡esta persona lo escuchará!

¿Cómo elijo a alguien?

1. Elija a alguien de su mismo sexo en quien confíe y respete.

2. Pregúntele a la persona si él o ella ya completó el Principio 4 (o los Pasos 4 y 5)

3. Fije una reunión con la persona, un tiempo sin interrupción. Toma usualmente dos o tres horas compartir su inventario.

Lineamientos para su reunión 1. Comience con oración. Pida valor, humildad y honestidad. Aquí está un ejemplo de oración:

Dios, te pido que me llenes de tu paz y fortaleza al compartir mi inventario.

Continues.

Reviews

Look for similar products by Subject